Hoy todo lo que fue sigue siendo todavía

laberinto

Algunas veces te vi como alguien que entraba y salía, que tenía prisa por llegar, que decía adiós a quien era y se demoraba en quien sería. Inquieto, buscando una salida a través de corredores transparentes de cristal, de calles circulares que desembocaban en la misma esquina. Otras, escapabas a lugares a los que sólo tú podías llegar. Había una belleza salvaje, casi brutal, en tu manera de interpretar el mundo.

Me gusta pensar que, ahora, todo ese universo es tuyo por derecho. A pesar de habernos quedado aquí, pasmados, con la rabia dentro, viendo pasar tu estela.

Hoy, en cualquier punto eléctrico del espacio ocupas un hueco que tenía que ser llenado de ti algún día. Rompiéndote te has juntado. Perdiéndote seguro que muchos te han encontrado. Hoy todo lo que fue sigue siendo todavía.

A Aleix, siempre

Deja un comentario

Connect with Facebook